Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Evitar la katana desafilada El practicar un arte como el Karate-Do implica muchas cosas. Para el principiante es todo nuevo y se deslumbra a cada paso. A medida que va mejorando en su entrenamiento, cada vez descubre muchas cosas más que creía que no existían, simplemente porque su mente no estaba preparada para percibirlas. Es como ir subiendo una escalera, peldaño a peldaño. Uno no puede ver lo que hay en el peldaño superior hasta que haya aprendido lo que el peldaño sobre el que está parado puede ofrecerle.

Pero ya en un nivel superior de aprendizaje, el alumno descubre que su práctica no es solo física, sino mental y espiritual. Y es aquí donde comienza a ver las cosas desde otra percepción. Intenta ver todo el bosque, esto es así porque ver solo el árbol ya no satisface el entendimiento de su entorno, y en ese preciso momento la aplicación de lo aprendido uniendo mente, cuerpo y espíritu se transforma en Arte.

Y es justamente en la mente de los demás, que debemos ver y conocer las diversas variantes que se nos puede presentar tanto en la práctica como en la vida misma. Pero para poder entenderlos, uno debe pasar por esos estadíos, intentando controlarlos y utilizarlos como herramientas en beneficio propio.

Nuestra sociedad hace que ciertas formas de ser sean reprimidas, haciendo que si uno no necesita utilizarlas, jamás sabrá de qué se trata. El no querer o poder entrar en estos estadíos, hará que solo conozcamos una pequeña parte de la mente humana, perdiéndonos la posibilidad de abarcar muchos más espectros de la misma, terminando sin conocer cómo reaccionar frente a determinadas personas o situaciones.

Es como tener una katana, pero cuando necesito utilizarla está desafilada. No podrá hacer daño o defenderme como debería hacerlo. El practicar sin sentimiento, es como alimentar el tener una katana sin filo.

Sensei Justo Gómez

Si yo tiro un golpe, no es solo para marcar un punto, debo experimentar diversas emociones que hagan de ese golpe realmente efectivo. El miedo a lastimar o lastimarnos frena el sentimiento de la práctica misma. Es por ello que durante el entrenamiento, siempre se debe estar en un estado no solo de sanshin para estar alerta, sino de pleno disfrute de la situación a la que estamos expuestos, bajo el control que el estudio del arte nos enseña.

De esta manera aprenderemos a manejar nuestras emociones ante situaciones límites, situaciones que para la gente común terminarían por derrumbarlas al no saber cómo reaccionar. Oss!!

Sensei Federico Gerhardt

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Facebook

Twitter

YouTube

Google Plus

Follow Me on Pinterest
  • Clases de Karate-Do para padres e hijos

    Pinned: 2 Apr 2014
  • Clases de Karate-Do para padres e hijos

    Pinned: 2 Apr 2014
  • Clases de Karate-Do para padres e hijos

    Pinned: 2 Apr 2014
  • Clases de Karate-Do para padres e hijos

    Pinned: 2 Apr 2014
  • Clases de Karate-Do para padres e hijos

    Pinned: 2 Apr 2014
  • Clases de Karate-Do para padres e hijos

    Pinned: 2 Apr 2014
  • Clases de Karate-Do para padres e hijos

    Pinned: 2 Apr 2014
  • Torneo fin de año 2012

    Pinned: 2 Apr 2014
  • Clases de Karate-Do para padres e hijos

    Pinned: 2 Apr 2014
  • Clases de Karate-Do para padres e hijos

    Pinned: 2 Apr 2014